Balance perfecto

entre aroma y sabor

Entre otras cosas, Ecuador es conocido por su diversidad. Diferentes paisajes, sonrisas, sonidos, sabores. Todo cambia en cuestión de minutos mientras uno explora el país, pero hay algo que nos caracteriza, que se mantiene: el amor al café.

Desde la primera hora en la mañana con el desayuno, hasta el descanso de media tarde. Desde los cinco minutos de conversa con el compañero de trabajo, hasta la reunión de amigas con un mes de anticipación. El café es parte de nuestro día a día.

CAFE MANDALA ECUADOR representa el balance perfecto entre esa  diversidad y la constancia en nuestro amor al café.

Si eres de los que inicia su día con una taza de café, estás en el sitio correcto. 

Somos gente buena, haciendo excelente café.